Ahorrar en el seguro de hogar

Habitación

Vamos conociendo por experiencias, propias o cercanas a nosotros, el servicio que los bancos dan a sus clientes con respecto a sus seguros. Las entidades financieras se crean para un fin concreto, pero distribuyen otros productos sin tener más conocimientos que los recibidos desde sus departamentos de venta. Es cierto que existen personas muy profesionales en todas las empresas, pero ¿qué tiene que ver el negocio bancario con el seguro?

Desde el banco nos venden pólizas igual que nos las venden desde el concesionario de coches, nos encontramos con baja formación y escaso interés por parte de quienes nos atienden ya que no tienen la necesidad de conocer los seguros para distribuirlos. El sentido común nos dice que si queremos un producto financiero acudamos a una entidad financiera, si queremos un seguro a una entidad aseguradora, y para flores ir a una floristería.

Pedimos un préstamo con quién decidimos a cambio de pagarles bien por recibir esa financiación. No tiene nada que ver con hacernos un favor simplemente pagamos por un servicio prestado, es un negocio y como tal ha de ser beneficioso para ambas partes. Desde la idea que nos están haciendo un favor y su sensación de poder nos obligan a hacer numerosas operaciones con ellos, entre las que se encuentran los seguros, buscando sacar el máximo beneficio por cliente.

Veamos algunas dudas y errores frecuentes, que perjudican a las personas que hacen sus seguros de hogar a través de una entidad financiera.

¿Tengo que hacer un seguro de hogar con la hipoteca?

El único seguro obligatorio por ley es el seguro de incendios, incluyendo una clausula que recoja como beneficiario, para el caso de incendio y por el valor del inmueble, a la entidad financiera y dónde la compañía aseguradora que realiza la póliza se comprometa a comunicar a dicha entidad cualquier cambio, modificación o impago en dicho seguro de incendios. Si desde el banco quieren que contratemos un seguro multirriesgo más amplio (totalmente aconsejable para nuestros intereses), es nuestra decisión aceptarlo o no, y también es nuestra decisión escoger libremente a la compañía aseguradora con la que deseamos contratar, recordando que debemos hacer constar en la póliza la clausula anteriormente comentada.

La realidad es otra y quien nos atiende no tiene la formación necesaria que exige la ley sobre los seguros de hogar (qué garantías cubren, cómo calcular correctamente los capitales a asegurar, alcance de las garantías complementarias, etc…), nos fuerza a contratar su seguro multirriesgos, y en caso de siniestro no nos atenderá esa misma persona sino un servicio telefónico, u otra empresa que desconocemos hasta ese mismo instante.

¿Pueden obligarme a contratar el seguro del hogar con la empresa que ellos digan?

Deberíamos poder contratar con quien deseemos, mientras se respete la clausula de beneficiario, cualquier otra imposición por parte de la entidad financiera se verá como un elemento más en la negociación del préstamo, aún cuando se pretenda enmascarar con un tono legal. Si la excusa es ofrecernos un menor tipo de interés a aplicar en la hipoteca si hacemos el seguro con ellos, aconsejo hacer números con la calculadora. Es muy probable que nos ahorremos más dinero con el seguro realizado en una entidad aseguradora tradicional, considerando que estas nos ofrecen por normal general seguros con mejores precios y mejores garantías que las entidades financieras y sus filiales, que el supuesto ahorro por la bajada del tipo de interés aplicado.

¿Qué importe debe figurar para el capital de continente de la vivienda?

La práctica habitual para el banco es reflejar el valor total del préstamo, siendo un error que perjudica al particular y les beneficia a ellos. El dato correcto es el valor de reconstrucción de la vivienda, ya que en el importe del préstamo están incluidos el valor del suelo, licencias y permisos, beneficios del promotor, honorarios profesionales, etc… y una póliza de daños materiales no cubre dichos conceptos. Nos estarían haciendo un sobreseguro, por el que pagamos más dinero sin recibir más garantía a cambio, ya que nunca vamos a recibir el capital en exceso contemplado en la póliza y para el banco es una fuente de ingresos con riesgo cero (lo que se sobreasegure nunca se pagara en un siniestro y conlleva una mejor efectividad en sus ratios de siniestros).

¿Y qué pasa con el capital de contenido?

Podemos encontrar casos sin asegurar nada de contenido, ya que al banco nuestros bienes personales no le preocupan. O bien con un valor simbólico o mal estipulado, generando en nosotros la idea de estar bien asegurados y en caso de siniestro encontrarnos con que “las compañías de seguros son todas iguales” y nos apliquen una regla proporcional.

¿Necesito alguna otra garantía?

Muy importante es comprobar que la responsabilidad civil no esté solamente contemplada para los daños originados por el inmueble (lo único que le preocupa al banco), y también nos cubra los daños a terceros ocasionados por nuestros bienes y las personas que habitan en nuestra vivienda.

¿Qué documentación tengo que tener de mi seguro de hogar?

En demasiadas ocasiones la entidad financiera únicamente nos hace firmar una solicitud dónde recogen nuestra firma y nuestro consentimiento para hacer el seguro, sin darnos nada de documentación o un par de hojas con un resumen de nuestro seguro. Es necesario disponer de una copia completa de las condiciones generales, condiciones particulares y cualquier anexo o suplemento a la póliza.

¿Cómo puedo abaratar mi seguro de hogar?

1.- Si mi comunidad de vecinos tiene un seguro para el continente del edificio se da una concurrencia de seguros. Podremos solicitar a la compañía de seguros de la comunidad que sobre la parte común del continente del edificio que nos corresponda, en función del porcentaje o cuota de participación de la copropiedad de la comunidad, se realice una cesión de derechos para que nuestro banco figure como beneficiario. Reduciendo dicho importe de nuestro capital de continente, y abaratando el precio de nuestro seguro.

2.- Ajustar el valor del contenido al valor real de reconstrucción, que es lo máximo que cualquier compañía de seguros nos podrá indemnizar por ley.

3.- Hacer una revisión periódica (cada 3 ó 4 años) para actualizar los capitales y garantías contratados, evitando el infraseguro. Siempre nos resultará más cómodo si disponemos de un asesor en materia de seguros de nuestra entera confianza, que nos mantenga nuestros seguros ajustados a nuestra realidad particular en cada momento.

Y una reflexión final, si el propietario de la vivienda hipotecada es la entidad financiera hasta que terminemos de pagar el préstamo, ¿porqué no hacen y pagan ellos el seguro ya que son los más interesados? ¿No será que nos desvían sus gastos y encima realizan una operación más de la cual obtener más beneficios económicos?

Anuncios

, , ,

  1. Sobreseguro, ¿piensas ganar? « David Torío blog
  2. 10 consejos para ahorrar en seguros « David Torío blog
  3. Qué hacer en casa para no llamar al seguro tras las vacaciones « Blog de David Torío
  4. 5 conceptos básicos sobre seguros decenales si eres propietario de una vivienda « Blog de David Torío
  5. 7 razones para hacer un seguro de hogar si eres inquilino « Información y consejos sobre seguros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: