Sobreseguro, ¿piensas ganar?

Balanza

Ya en su momento hablé sobre el infraseguro y sus consecuencias , situación que se da con cierta frecuencia y genera bastantes dudas. En esta ocasión hablaré sobre la figura opuesta, el sobreseguro, que si bien es cierto que sus efectos son menos perjudiciales para nosotros, también se suele producir sobre todo en seguros de hogar realizados el banco que nos realiza la hipoteca de la misma.

Tenemos una situación de sobreseguro cuando el valor que hemos declarado en la póliza para los bienes asegurados supera notablemente su valor real. Básicamente se trata de que estamos pagando por una prestación que nunca vamos a recibir en caso de sufrir un siniestro.

En los seguros contra daños no es frecuente indicar valores por encima de su valor real. No tiene mucho sentido que el dueño de un inmueble que vale 100.000 € lo asegure por 200.000 €. Sin embargo, la situación de sobreseguro es peligrosa, ya que puede incitar al asegurado a la producción dolosa del siniestro, para obtener un enriquecimiento injusto. Las consecuencias de tener un sobreseguro en una póliza se resumen en las siguientes posibilidades:

1.- Cualquiera de las partes podrá proponer una reducción de la suma asegurada y de la prima, con restitución por parte del asegurador del exceso de primas recibido.

2.- De producirse un siniestro, el asegurador indemnizara solamente el daño efectivamente causado.

3.- Cuando el sobreseguro se deba a mala fe del asegurado, el contrato será ineficaz, y el asegurador podrá además retener para si las primas vencidas y las del periodo en curso.

En consecuencia la ley prevé, además de la lógica adaptación de la póliza a las circunstancias reales, la no realización por parte del asegurado de un beneficio extraordinario ya que por definición el seguro no puede ser motivo de lucro (el dueño del inmueble del ejemplo anterior, en el caso de que su propiedad se incendiase, recibiría los 100.000 € de valor real y no los 200.000 € declarados en la póliza).

Ejemplo para el continente: si nuestra vivienda tiene un valor de reconstrucción de 50.000 € y en su lugar indicamos un valor de 100.000 €. En el supuesto de producirse un siniestro que produjera la desaparición total de la misma no esperemos cobrar 100.000 €, sino los 50.000 € que realmente vale nuestro hogar. Esta situación se da habitualmente en los seguros de hogar que nos hacen las entidades financieras al concedernos una hipoteca, reflejando como valor del continente el valor total de la hipoteca, siendo esto incorrecto.

Ejemplo para el contenido: si el valor de nuestros muebles y pertenencias asciende a 20.000 € y declaramos para los mismos un valor de 40.000 €, en el supuesto de incendio total, no esperemos cobrar estos 40.000 €, sino el importe real de nuestros bienes, o sea 20.000 €. Esta situación se da con más frecuencia en los negocios o comercios cuando inicialmente declaramos un valor real de material o mercancías, pasa el tiempo y estos valores se reducen, pero no llegamos a comunicarlo a nuestra compañía aseguradora.

En ambos casos, la compañía aseguradora sólo indemniza por el valor real de los bienes, y no por lo declarado, aunque estemos pagando un precio del seguro superior al que deberíamos pagar. Hemos de tener presente que esta figura existe principalmente para evitar situaciones de fraude, donde por ejemplo alguien declara tener una televisión de 42” por un valor de 1.000 €, cuando en realidad lo que tiene es una de 26” cuyo valor es de 300 €.

Para calcular correctamente el valor de nuestros bienes asegurados es conveniente tomarnos un momento y estudiar qué valor tienen los mismos, para asegurarlos por su valor real y pagar su seguro correspondiente, ni más ni menos, esto es no quedarnos cortos para no sufrir infraseguro, ni pasarnos para estar pagando de más. Tampoco tenemos que hacer un inventario exhaustivo y detallado ya que la aplicación del sobreseguro se realiza cuando existen diferencias notables, y habitualmente las compañías aseguradoras aceptan variaciones de hasta el 10 ó 15% sobre el valor real.

Consejos para evitar sobreseguro:

1.- Revisar con una frecuencia periódica según cada caso (para un hogar puede ser cada 2 ó 3 años, y para una pyme anualmente) el valor de los capitales reflejados en la póliza por si alguno de ellos ha sufrido alguna variación significativa desde la última revisión.

2.- Ver si tenemos algún bien asegurado simultáneamente en distintas póliza de seguros, para evitar pagar varias veces por lo mismo ya que no nos pagarán varias veces por el mismo daño sufrido.

3.- Disponer de un mediador profesional de seguros con el que tengamos contacto frecuente y que nos mantenga nuestros seguros actualizados correctamente a nuestras circunstacias en cada momento.

Anuncios

, , , ,

  1. 10 consejos para ahorrar en seguros « David Torío blog
  2. 10 errores a evitar en seguros « David Torío blog
  3. 10 soluciones a errores frecuentes en seguros « Blog de David Torío
  4. 7 ideas básicas para conocer las franquicias de tus seguros « Información y consejos sobre seguros
  5. 10 errores frecuentes al contratar un seguro « Información y consejos sobre seguros
  6. ¿Qué es el sobreseguro? - Foro-Seguros.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: