¿Cómo el seguro de salud puede ayudar a la sanidad pública?

Pildoras

Seguimos con la mala costumbre de decir que la sanidad pública es gratuita. Es gratuita para las personas que no pagan impuestos por tener menos recursos económicos, pero que pueden y deben tener acceso a la sanidad. Es gratuita si pensamos que al salir del centro de salud público sólo nos llevamos el picotazo de la inyección, y no el de la factura. Pero no, la sanidad pública no es gratuita, la pagamos por anticipado todos los españoles con nuestros impuestos, vayamos o no a utilizarla en ese momento.

Ahora que no estamos para tirar cohetes económicamente, por decirlo de una forma agradable, empiezan a verse los efectos de una dudosa gestión de la sanidad pública por parte de nuestros dirigentes. Y empezamos a buscar soluciones de urgencia, por la necesidad imperiosa, ya que no parece que tengamos un plan, una ruta, un objetivo claro de lo que queremos (aconsejo leer este post de Raúl Hernández, podemos aplicarlo a tantas cosas importantes).

Con ese mensaje erróneo, coletilla muy utilizada por los políticos, logramos que cada vez que ponemos la palabra “privado” o “privatizar” cerca de “sistema nacional de salud”, nos salgan urticarias por todo el cuerpo y la gente proteste enérgicamente porque piensan que se está tratando de reducir sus prestaciones en materia de salud, o lo que es peor, privatizarlas completamente y que cada uno se page de su bolsillo sus gastos sanitarios.

Y claro, este es un tema que mueve muchos millones al año por lo que es campo abonado para múltiples y distintas interpretaciones según los intereses particulares de cada uno (ya nos conocemos los españoles). Pero en general cuando a día de hoy se habla de privatizar se hace pensando en:

1.- Privatizar la gestión de los centros de salud de la sanidad pública

2.- Fomentar el uso de los centros de salud privados y/o los seguros de salud privados

En el primer caso se busca el gestionar los centros de salud públicos (sus recursos, organización y resultados) con mentalidad de empresa privada, y no de privatizar todo el sistema sanitario. Se trata de mejorar la eficiencia, y buscar las aéreas dónde es posible mejorar. En palabras del Doctor Eduardo Parra Moncasi “todo aquello que suponga una reducción de la calidad asistencial no debe hacerse, pero que lo que no tenga impacto sobre la calidad es obligatorio hacerlo en aras de la eficiencia”. En definitiva a jugar menos con el dinero que han recaudado de nuestros impuestos y a lograr que resulte de más utilidad para el mayor número de personas posible.

En el segundo caso se busca el reducir la sobrecarga que existe en los centros de salud públicos por el excesivo volumen de trabajo al que se ven sometidos, lo que conllevaría además un ahorro económico considerable, pudiendo a su vez mejorar la calidad de la asistencia recibida.

¿Y cómo lo logramos? ¿Cómo hacemos que un ciudadano se haga un seguro de salud privado, si ya paga y tiene asistencia pública? La respuesta que se plantea con más fuerza en estos momentos es una deducción fiscal, fomentar que libremente cada ciudadano en función de su capacidad y necesidad contrate su seguro privado. De esta forma se reconocería el esfuerzo que estos ciudadanos realizan ya que tienen un doble aseguramiento, público y privado, algo así como un copago voluntario. Esto conllevaría a que más ciudadanos usaran la sanidad privada, (actualmente sobre los 7 millones de españoles), descongestionando la presión asistencial y ahorrando al sistema público una gran cantidad de dinero y posibilitando una mejorar en sus servicios.

Debemos encontrar un equilibrio entre un sistema universal (útil para todos los ciudadanos independientemente de su nivel de ingresos, pilar de una sociedad avanzada y de lo que nos debemos sentir orgullosos) que funcione bien y que siga mejorando a medida que la sociedad cambia, y un sistema de libre elección que sirva como complemento al primero.

Anuncios

, , , , ,

  1. #1 por Raquel el 7 de marzo de 2012 - 16:12

    Tienes toda la razón David y haces bien en sacar este tema. No quiero ni pensar que además se les pase por la cabeza eso que tanto se habla del copago. Pero si ya lo pagamos!!!

    • #2 por David Torío el 8 de marzo de 2012 - 9:17

      Hola Raquel, gracias por dejar tu opinión en el blog.

      El copago no es malo en sí mismo. Existe en la sanidad privada y el propio mercado se regula. Esto es, cada Aseguradora lo puede usar según lo crea más conveniente, y nosotros somos libres de contratar nuestro seguro con una u otra compañía, pudiendo cambiar si consideramos que dicho seguro no se ajusta a nuestras necesidades particulares. Y si no encuentro nada que me sirva, pues no contrato nada y no pago nada.

      Pero el copago en la sanidad pública es muy distinto. Para empezar sólo tenemos una y no podemos elegir libremente qué queremos y qué no (su carácter universal implica que ha de ser la misma para todos). Se trataría de un atajo para aumentar la financiación a costa de todos los ciudadanos independientemente de su nivel de ingresos, sólo atendiendo al principio de quién más lo use más pagará. Parece lógico, pero posiblemente acaben pagando los que menos tienen, ya que las rentas altas habitualmente procuran tener su seguro privado.

      De paso procuraran reducir la asistencia de los ciudadanos a los centros de salud, pero para eso deberían poner un copago muy elevado, cosa que de momento no parece probable. En Italia el verano pasado se aprobó que los pacientes que acudan a visitas de médicos especialistas tendrán que pagar 10 € cada vez y 25 € cuando vayan por urgencias y no requieran de ingreso hospitalario.

      Más que atajos deberíamos establecer un modelo claro y viable de sanidad. Mejorar la eficiencia del mismo y corregir los malos usos que hacemos de la sanidad pública, pero no desde el palo económico sino desde la formación a la ciudadanía.

      Saludos.

  2. #3 por seguro de salud el 4 de abril de 2012 - 16:48

    todos tenemos derecho a un buen seguro de salud

    • #4 por David Torío el 4 de abril de 2012 - 19:40

      No nos damos cuenta de su importancia hasta que nos hace falta.

      Saludos

  1. 5 sorpresas a evitar en seguros de salud « Información y consejos sobre seguros
  2. Cuidado con los seguros de salud baratos “low cost” « Información y consejos sobre seguros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: