10 soluciones a errores frecuentes en seguros

Hace poco hable sobre 10 errores que frecuentemente realizamos cuando contratamos seguros, que pueden hacerse de forma consciente o inconsciente, pero que siempre conllevan perder buena parte de la eficacia en nuestros seguros. Y generalmente no nos damos cuenta de lo que significa para nuestros intereses particulares hasta que es demasiado tarde. Nos quedará el derecho al pataleo, a decir que la culpa es de los demás, que me mintieron, del gobierno que no hace nada bien, de los inmigrantes que son unos aprovechados, de los malvados mercados especuladores,… y hasta del lobo feroz, pero nada que realmente nos sirva para algo útil.

Para no llegar a vernos en esta situación podemos evitar cometer esos errores de las siguientes formas:

1.- Dar la información exacta que nos solicitan: puede que en alguna ocasión nos dificulte inicialmente la contratación, pero esa dificultad debe tratarse en este preciso momento y negociando con las aseguradoras, para que llegado el siniestro nuestras necesidades estén realmente bien cubiertas.

2.- Revisar nuestros datos en la póliza: Una vez tengamos la documentación de nuestros seguros debemos revisar que los datos reflejados son los correctos, así como que tenemos las garantías que hemos pedido. Si vemos cualquier diferencia entre lo solicitado y lo que nos entregan debemos pedir la corrección o aclaración por escrito, para no dejar ninguna posible duda que nos impida ser correctamente indemnizados.

3.- Leer las condicionados generales: no es necesario que nos leamos todo (por ejemplo si no dispongo de perro no me leeré la responsabilidad civil sobre animales), pero debemos leer al menos las definiciones básicas, la relación de coberturas que tenemos contratadas y aquellos apartados que más nos afecten o preocupen en particular. Mencionar que podemos pedir una copia antes de hacer el seguro sin que nos suponga ningún tipo de compromiso, evitando situaciones desfavorables para nuestros intereses.

4.- No tener recibos devueltos: además del trabajo administrativo añadido que nos supone, en caso de siniestro la compañía aseguradora podría poner más dificultades para indemnizarnos, y según el tiempo que lleve el recibo devuelto podríamos encontrarnos con garantías temporalmente en suspenso o la póliza anulada, habiendo perdido los valores adquiridos por antigüedad (periodos de carencia, condiciones que ya no existen, etc…)

5.- Revisar los capitales asegurados con cierta frecuencia: esto es muy importante y dependerá mucho del tipo de seguro y riesgo que estamos cubriendo. Por ejemplo para Pymes podemos hacerlo anualmente y para hogares particulares cada 2 ó 3 años, si no hemos tenido ninguna variación importante en la vivienda. También para seguros de vida si están hechos a capital constante. Todo para evitar los perjudiciales sobreseguro e infraseguro.

6.- No ir a por lo más barato: valorar qué me dan a cambio de lo que voy a pagar. Buscar la mejor relación garantías/precio/servicio y si resulta que es el más barato mejor para mí. Recuerda, no hay 2 seguros iguales ni 2 compañías iguales, y siempre habrá alguien dispuesto a ofrecerme algo más barato, muy posiblemente a costa de darme menos y pudiendo llegar a no servirme para lo que inicialmente quería el seguro.

7.- No usar indiscriminadamente el seguro: el seguro lo hacemos para tener las espaldas cubiertas por un hecho perjudicial para nuestros intereses que puede o no ocurrir (incertidumbre). Si vamos buscando rentabilizar el seguro (certeza) con el tiempo vamos a encontrarnos con dificultades para poder hacer el seguro que realmente necesitamos.

8.- No delegar las decisiones en nuestro asesor: debemos “usar” al máximo a nuestro mediador profesional de seguros, estar en estrecho contacto con él y marearlo si hace falta para tener de buena mano toda la información que necesitemos. Pero la responsabilidad final es nuestra, ya que somos quienes realmente conocemos qué es lo que nos preocupa.

9.- No cambiar de seguro por ahorrarnos sólo unos pocos euros: para una diferencia considerable si, o para obtener mejores garantías y/o servicios. Pero tener un buen historial como cliente (da igual que sea en seguros u otro ramo) siempre nos dejará una posibilidad de negociar en mejores condiciones (ya que hemos sido rentables y podemos seguir siéndolo) ante una posible dificultad.

10.- Recordar que estamos realizando un contrato sobre situaciones importantes de nuestras vidas profesionales y personales. ¿Quien en algún momento no ha tenido un siniestro y acudido a su seguro? La idea básica es consultar y hacer todo lo que necesitemos con tiempo, buena letra y por adelantado, para que si llega a ocurrir el siniestro tengamos todas las cartas ganadoras en nuestras manos.

¿Se te ocurre alguna otra?

Anuncios

, , , , ,

  1. 10 errores frecuentes al contratar un seguro « Información y consejos sobre seguros
  2. 10 plazos importantes en seguros « Información y consejos sobre seguros
  3. Tiempos, urgencias y seguros | Información y consejos sobre seguros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: