Nuestro distinto comportamiento ante el banco y el seguro

Nos cuentan a diario que los malos de la película son los bancos y que el resto del mundo vivimos oprimidos bajo sus oscuras intenciones. Esta idea la dejo al criterio personal de cada uno, pero lo que hoy pretendo es pensar sobre nuestro distinto comportamiento cuando vamos como clientes a un banco o cuando entramos en otra empresa, en este caso de seguros por ser tema del blob pero podría ser cualquier otra.

Mi queja a los bancos en esta ocasión es que a lo que nosotros vamos a dedicar unos pocos minutos de nuestro tiempo (y posiblemente olvidemos al poco) ellos han empleado amplios recursos económicos y profesionales cualificados. Todo para conocer nuestro comportamiento con ellos y aprovecharlo para su beneficio, para desarrollar la forma en que se comunican con nosotros y poder dirigir las relaciones con sus clientes. Me fastidia que sean “los listos de la clase” y nos tomen por ignorantes.

En la actualidad la función principal de un banco para sus clientes es mover dinero, tomarlo de unos (los que tienen excedente – prestamistas/inversores) para darlo a otros (los que lo necesitan para una actividad – prestatarios/financiados) y ganar una parte para mantenerse y seguir dando este servicio necesario. Una aseguradora también tiene como actividad principal mover dinero. Lo toma de unos (los asegurados) para darlo a otros (los que han sufrido un siniestro) y ganar una parte para mantener su servicio necesario. En resumen:

Bancos Seguros
Captan dinero Si Si
Ofrecen dinero Si Si
Dan servicio Si Si
Ingresan dinero Si Si
Generan derechos Si Si
Generan obligaciones Si Si

Entonces ¿por qué esa enorme diferencia en nuestra actitud cuando nos dirigimos cómo clientes a una entidad financiera o a una entidad aseguradora? (y en esta ocasión en entidad aseguradora incluyo a los mediadores, ya que la mayoría de personas no conocen ni les interesa la diferencia). Porque su servicio nos esclaviza mentalmente, tenemos miedo a perder. Los inversores esperan recoger unos beneficios y tienen miedo de perderlos (o inclusive su propio dinero). Los financiados tienen miedo a no poder desarrollar su actividad y perder lo logrado, o no poder devolver el dinero prestado en la forma pactada y tener que hacer frente a mayores obligaciones.

Por contra en el seguro no tenemos ese miedo. Damos un dinero por un compromiso por escrito de ser atendidos de una forma concreta si nos llega a ocurrir unos hechos en particular. En seguros no tenemos miedo a perder, al contrario pensamos que estamos ganando tranquilidad y eliminando incertidumbres, y el único miedo es a no saber elegir correctamente (si bien esto se produce siempre que compramos algo y lo tomamos cómo normal). A mi entender lo peor que nos puede ocurrir en seguros es tener cierto grado de desconocimiento y no saber hacer lo que debemos correctamente.

El banco juega a su favor con nuestros miedos y se nota cuando entramos en sus oficinas con la cabeza baja, agradeciendo que nos atiendan y aceptando sin discusión todas sus indicaciones (salvo que hayamos sufrido un abuso y entremos con el cuchillo entre los dientes). Son maestros en poner nuestras obligaciones por delante. Por contra cuando entramos en otro negocio somos nosotros los que ponemos nuestros derechos por delante, con el convencimiento de que somos un valioso cliente que espera el mejor de los servicios o de lo contrario cambiara de establecimiento.

Somos esclavos mentales de los bancos, y no sabemos o queremos romper esas cadenas. Lo saben, y en cada acción que ejecutan nos siguen educando en esa dirección. Saben que siempre nos estaremos quejando pero que no haremos nada para cambiar, porque tenemos miedo a perder ese acceso al dinero. ¿Cuándo cambiaremos esta forma de actuar? ¿Cuándo vamos a romper nuestras cadenas mentales? Somos más fuertes de lo que pensamos, sólo tenemos que empezar a hacerlo. Debemos empezar a liberarnos de la prisión mental que nos han ido creando con los años, y si nosotros necesitamos el acceso al dinero ellos también necesitan ese acceso a nuestro dinero, nos necesitan como clientes. Juguemos esa baza.

Anuncios

, , , , ,

  1. Si el banco no te pregunta cuando hace el seguro, es su problema « Blog de David Torío
  2. El valor de la palabra en los seguros « Información y consejos sobre seguros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: