Qué hacer ante una indemnización de seguros injusta

Tienes un siniestro y como eres prudente has contratado un seguro con anterioridad. Si no requiere una asistencia o prefieres cobrar el dinero, una vez dado el parte y que la aseguradora haya recabado toda la información necesaria para valorar el daño sufrido, te harán una oferta de indemnización. Puedes estar conforme y todo arreglado, pero si el importe económico que te ofrecen no es el que esperabas (menor de lo esperado, de lo contrario la gran mayoría se calla y lo acepta, ignorando que el seguro nunca puede ser objeto de beneficio) o piensas que no has sido atendido correctamente ¿sabrías qué hacer? ¿A dónde acudir? ¿En qué plazos?

Ojala tu primera y veloz respuesta a estas preguntas sea “si, acudir a mi mediador de seguros de confianza a la mayor brevedad posible”. Pero si eres una persona valiente (o inconsciente) y vas por tu cuenta en esto de los seguros, voy a darte una información muy útil con las distintas opciones que dispones. Todas ellas prácticas legales, nada de amenazas, chantajes, subterfugios y otros medios de dudosa ética que por descontado no tienen cabida alguna en este blog.

Podemos encontramos con una diferencia en la valoración económica del importe a indemnizar. En este caso lo normal sería recurrir la valoración hecha por el perito de la aseguradora, con los gastos correspondientes que esto pueda conllevar. Pero si pensamos que hemos sido tratados de forma incorrecta, negligente, injusta o ilegal podemos acudir a:

.- El departamento de atención al cliente. Es un servicio gratuito y dado por empleados de la aseguradora. Esto significa que, salvo para pequeños errores o diferencias, la respuesta normalmente será similar a la recibida inicialmente, por lo que si seguimos disconformes con dicha repuesta deberemos pasar a:

.- El defensor del asegurado, que son entidades o expertos independientes designados por las aseguradoras pero ajenos a ellas. También es un servicio gratuito, y que en 2 meses deberán dar una respuesta a nuestra reclamación, de obligado cumplimiento para la aseguradora no así para nosotros. Si seguimos sin estar conformes con el resultado, o pasa dicho plazo sin recibir contestación alguna podemos proseguir por:

.- El comisionado para la defensa del cliente de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Continua siendo gratuito para nuestro bolsillo, y podremos presentar quejas por reclamaciones no satisfechas por las aseguradoras, o por discrepancias en la interpretación de nuestros seguros y sus cláusulas. En el plazo de 4 meses este comisionado emite un informe, y la aseguradora dispondrá de 1 mes para decir si lo acepta o no. Caso de no aceptarlo, se le abrirá un expediente sancionador.

.- Los sistemas arbitrales de consumo, vía extrajudicial en virtud de la cual las diferencias respecto de la interpretación de las condiciones de la póliza se someten a la decisión de terceras personas designadas de mutuo acuerdo y en las que se presume una actuación imparcial y objetiva. Pero al ser un acto voluntario por ambas partes requiere que la compañía aseguradora también lo acepte, razón por la que no tiene la suficiente aceptación en seguros.

 .- Las asociaciones de consumidores, que tutelan los intereses de los usuarios en general. Según la asociación a la que acudamos podrán ofrecernos distintos servicios de asesoramiento, ya que la oferta es heterogénea en este sentido.

 .- Los tribunales ordinarios de justicia (que correspondan al domicilio que figure en la póliza que estemos tratando) si ninguno de los pasos anteriores ha servido para que nuestros intereses, bajo nuestro punto de vista, hayan sido respetados. Llegados a este punto, debemos hacernos a la idea que el proceso podría extenderse bastante en el tiempo, factor que nos suele perjudicar y que a la aseguradora poco le importará llegados a este punto.

No nos olvidemos que es posible que no siempre tengamos la razón, muy a nuestro pesar. Por lo que disponer de un medidor de seguros de confianza nos puede ahorrar muchos dolores de cabeza. Tenemos toda la información a nuestra disposición, pero la EXPERIENCIA no. Podrás llegar a saber cómo debes hacer para resolver tu queja, pero ¿quieres hacerlo tú sólo? ¿Quieres meterte en este fregado? Saber qué opción elegir, cuándo hacerlo o cuándo desistir no está escrito en ningún libro o manual, es el día a día el que da ese conocimiento, conocimiento que tiene un buen mediador de seguros.

Anuncios

, , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: